Dos meses de espera…

“Nunca pude cantar de un tirón la canción de las babas del mar, del relámpago en vena, de las lágrimas para llorar cuando valga la pena, de la página en cinta en el vientre de un bloc tratamundos, de la gota de tinta en el himno de los iracundos… (Joaquín Sabina)”

Hoy hace exactamente dos meses que el equipo de donantes de la clínica de reproducción asistida que nos ayuda en la consecución de nuestro objetivo, busca una donante que cumpla una serie de requisitos físicos e inmunológicos necesarios para nuestro caso.

La semana pasada como comenté, visitamos a la psicóloga especialista en reproducción asistida, y casi como si se tratase de un ritual lo primero que hace cuando costilla y yo nos sentamos, es llamar al equipo de donantes para preguntar si ya han encontrado a la “donante perfecta”. Esta vez las noticias supusieron para nosotros un jarro de agua fría, puesto que aunque sí había una posible candidata que cumplía con los requisitos físicos, no lo era en cuanto al tema inmunológico. La verdad es que cuando salimos de la consulta la decepción podía reflejarse en nuestras caras, porqué no sólo seguíamos sin tener una donante, sino que la búsqueda estaba siendo más larga de lo esperado, imaginaos si han tardado dos meses en encontrar una posible donante que cumpla los requisitos físicos, pero no los inmunológicos, ¿cuánto tardarán en encontrar a una donante que cumpla con ambos?. Me imagino que en este tipo de situaciones el factor suerte es decisivo, y creo que de eso últimamente no vamos muy sobrados, lo cierto es que no me considero una persona muy supersticiosa, pero estoy por adquirir algún amuleto de la suerte, cómo un trébol, una herradura de caballo, una pata de conejo, incluso pisar, si es necesario, alguna caca de perro. En fin, bromas aparte, esta situación nos ha hecho venirnos un poco abajo, bueno quizás más a mí que a costilla, él es mucho más práctico que yo, y piensa que la espera no tiene porqué prolongarse otros dos meses.

Otra de las cosas que me molestó profundamente, es que la persona encargada del equipo de donantes cuando vio nuestro expediente hizo el comentario, “bueno que no se preocupen, son jóvenes”, y esto me sentó fatal, porqué costilla y yo llevamos más de tres años de búsqueda, con todo lo que ello conlleva, tres inseminaciones artificiales, dos fiv ´s, tres abortos y dos histeroscopias, además de todas las pruebas inherentes a abortos de repetición. Creo que nosotros nos merecemos como cualquier otra pareja, y no digo más, sino igual que otra pareja, haya pasado por el mismo periplo que nosotros o no, sea cual sea su edad, disfrutar del milagro de la vida, sin tener que pasar por un periodo de espera, con un desconocimiento total de si finalmente vas a ser tú, la afortunada que reciba su premio al final del largo camino.

Es curioso porqué siempre se ha dicho que la información es poder, ¿no? Pero no sé si realmente habría querido saber que han tardado dos meses en encontrar a una posible donante, que finalmente han tenido que descartar por no cumplir el requisito más importante, el inmunológico, quizás habría preferido vivir en la ignorancia y pensar que en los días o semanas siguientes íbamos a recibir una llamada de la clínica diciéndonos que por fin teníamos donante, o simplemente lo pienso ahora porqué esa información me ha producido dolor y rabia. Rabia de saber que debo esperar, que no han sido suficientes aun estos años de lucha, que debo alargar aun más esta sensación de vacío, y rabia de mi misma, me enfado conmigo porqué no soy capaz de hacer que mis embriones se queden conmigo porqué mi útero los rechaza, o quizás simplemente no soy capaz de producir buenos óvulos, quizás por la endometriosis, quizás por un factor x, pero sea por el motivo que sea debo esperar a que alguien me ayude, y lo que peor llevo es esa sensación de no saber cuándo se va a producir, cuando va a finalizar esta espera.

Me habría gustado tanto que estas Navidades fuesen distintas, había soñado tanto con ese momento, que me siento una tonta por soñar cosas que no dependen de mí, sino de la ciencia y de que encuentren a una persona que me ayude a conseguir mi sueño, en el momento y lugar oportunos. Me siento mal, porqué quizás hay mucha gente en mi misma situación que necesita recibir mensajes de ánimo y esperanza, pero hoy necesito desahogarme, necesito sacar esa rabia que se ha ido acumulando durante esta larga espera. A veces siento que no puedo avanzar, como si estuviese en una especie de Limbo, perdida, desorientada, pero veo que a mi alrededor todos caminan, todos siguen con su vida con sus proyectos, y yo estoy estancada, porqué mi proyecto vital es éste, el de la maternidad, el que tantos sinsabores me está dando, y del que pocos frutos estoy recibiendo. Seguramente con tesón podemos lograrlo pero, ¿cuánto tiempo más debo esperar?…

Anuncios

6 comentarios sobre “Dos meses de espera…

  1. Y yo me pregunto… lo del parecido fenotípico, ¿es obligatorio que se ciñan a él al 100%? La verdad es que yo pensaba que se cribaban enfermedades genéticas y, si acaso, raza del individuo. Yo por ejemplo no me parezco apenas a mi yaya, aunque si a mi padre y si a mi madre pero no a mi abuelo…. Quizás puedan ir primero a por el criterio inmunológico, que en vuestro caso es vital y después cribar hacia el parecido fenotípico. ¿O quizás es que ambos criterios se deben dar a la vez?

    Un abrazo y calma con la espera 🙂

    Me gusta

    1. Hola hobbita!! pues eso mismo pienso yo, aunque no es tan fácil porqué parece ser que todo este tema está bastante regulado. Los requisitos de fenotipo son necesarios, en la clínica dónde vamos también intentan que el grupo sanguíneo sea el mismo, pero si no me equivoco esto es potestativo de cada clínica. Todo esto me imagino que lo hacen para evitar que se llegue a un punto donde se hagan niños a la carta. Recuerdo que la doctora nos preguntó sí además de los requisitos mínimos queríamos añadir algo más, a lo que contestamos que no, pero si que es cierto que incluso hay receptoras que quieren que las donantes sean universitarias, por ejemplo. Lo cierto es que a estas alturas creo que ya me daría igual si la donante es rubia, morena, pelirroja..tenemos ganas de empezar y que salga todo bien, nada más. Gracias por tus ánimos wapa!!:)

      Me gusta

  2. Para mi lo peor sin duda eran las esperas, vivir en la incertidumbre, sentirme estancada, esperando, siempre esperando. Odiaba que me preguntaran.
    Nosotros también éramos jóvenes , pero llevábamos 5 años esperando y eso pesa mucho.
    Espero que pronto recibáis la llamada, y que el hecho de que seáis jóvenes sólo signifique que tenéis la oportunidad de tener más hijos!

    Mucho ánimos!

    Me gusta

    1. Hola Meri! La verdad es que las esperas para mí siempre han sido un tormento, y hemos tenido esperas de muchos tipos, betaesperas, resultados de las pruebas de abortos de repetición, de si finalmente el embarazo evolucionaba o no, de las operaciones a las que he tenido que someterme, y ahora una de las esperas más largas de todas, la espera de la donante. Al final todo esto me ha ido enseñando que debemos ir paso a paso, y por mucho que nos cueste es así, y créeme que cuesta mucho asumir cada una de ellas, hay muchos días grises, en los que lo mandarías todo a tomar viento fresco, pero el deseo de ser madre es tan grande que intentas aguantar como sea, que te voy a contar, verdad? 😉 En cuanto a lo de tener más hijos… buf!!! Ya veremos, de momento queremos conseguir el primero, y después ya se verá, no sé si sería capaz de volver a pasar por esto otra vez, aunque es verdad que mucha gente repite, me imagino que las cosas malas se olvidan con el paso del tiempo. Gracias por tu apoyo Meri. Besos!!!

      Me gusta

  3. Te entiendo tanto… Esa incertidumbre es la que te hace caer de vez en cuando… Si al menos hubiera una manera de saber cuanto tiempo vas a tardar en conseguir tu sueño todo cambiaría porque todo sería esperar a que el tiempo pasara hasta cierto momento pero en nuestro caso, el tiempo pasa y nunca sabes cuando se pararás podremos ver ese ansiado positivo… Desahógate, estas en tu derecho! Muchos besos!

    Me gusta

    1. Hola wapa! Gracias por tu mensaje. La verdad es que sí que resulta muy dura la espera, y tienes tanto tiempo para pensar, que te invaden constantemente los miedos de que el nuevo tratamiento no funcione tampoco contigo, porqué tú eres un caso perdido, y los embarazos solo ocurren en tu entorno y no a ti. Ya llevamos más de tres años buscando nuestro sueño de ser padres, y a veces me da la sensación que ese momento está muy lejos, y es tan cierto lo que dices, si supieras que vas a conseguir ese deseado embarazo, todo sería diferente, porqué simplemente dejaríamos pasar ese tiempo. Creo que lo que más duele es esa sensación de no saber si vas a poder lograrlo, de que no tienes ninguna certeza de que ese sueño se va a convertir en realidad algún día. Sólo queda luchar contra esos días malos, e intentar ser lo más positiva posible y permitirte el lujo de creer. Muchas gracias por tus ánimos!!! Besitos!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s