Modificación genética en la concepción por donación de gametos

“Igual que a ti, igual que a mi la realidad los aplastaba pero cerraban al dormir los ojos y se la inventaban. (Joaquín Sabina)”

La semana pasada, costilla y yo como viene siendo de costumbre fuimos a visitar a la psicóloga, con quien compartimos experiencias y sensaciones vividas durante esta larga y tediosa espera de la búsqueda de la “donante perfecta”.

La verdad es que nuestras dudas en cuanto al tema de la ovodonación han quedado bastante atrás en el tiempo, y en realidad lo que nos preocupa es que nuestra espera cese y que por fin nos comuniquen que ya han encontrado la donante que hará realidad nuestro sueño de ser padres. No obstante, la psicóloga nos mostró un artículo publicado recientemente en el periódico ABC, sobre el tema de la modificación genética en la concepción por donación de gametos, que me pareció muy interesante y que me gustaría compartir con todo el que quiera leer este post.

Recientes investigaciones realizadas por el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), demuestran que la embarazada puede modificar la información genética del hijo que está gestando, incluso aunque se trate del programa de donación de óvulos. Parece ser que en dicho estudio se ha identificado una molécula en el endometrio que es capaz de reprogramar al embrión. Esto obviamente no significa que se produzca una modificación de la carga genética que proviene del óvulo donado, pero si un cambio en la expresión de los genes, de tal forma que la gestante puede transmitir trastornos metabólicos al embrión, como una mayor predisposición a tener obesidad o diabetes tipo 2, o incluso llegar a compartir algún rasgo físico como es el caso de manchas en la piel etc..

Es obvio que cuando recibes óvulos donados ya partes de la base que tu hijo/hija no va a parecerse físicamente a ti, porqué evidentemente la carga genética de ese óvulo no es la misma que la tuya. Cuando entras en un programa de donación de óvulos, intentan buscar que la donante tenga unas características físicas similares a las tuyas, en mi caso incluso he aportado una fotografía a petición de la clínica, pero aun así soy consciente de que mi hijo/hija no va a parecerse físicamente a mi. Aunque si que es cierto y después de leer este artículo aún más, sientes que quizás el hecho de que ese embrión viva dentro de ti durante nueve meses, se alimente de ti, se nutra de ti, va a condicionar en algo el desarrollo de ese personita que va a crecer dentro tuyo. Hay una frase de ese artículo que me ha parecido muy interesante y que dice así “la madre gestante es más que una incubadora natural y deja una huella que puede condicionar la salud futura del hijo”. Una vez leí que incluso las experiencias vividas durante el embarazo podían influir en la conducta futura de tu hijo, y esto evidentemente no es ninguna regla general, y tampoco sé hasta que punto está probado, pero creo que son tantas las incógnitas que existen entorno a este tema que todo puede ser posible.

Una compañera de trabajo que hace unos años se sometió a un tratamiento de reproducción asistida con donación de óvulos, me comentó que uno de los miedos que sintió cuando elaboraba el duelo por la elección de este tratamiento, fue el hecho de que no iba a considerar el embrión transferido como enteramente suyo, puesto que ella no había aportado el óvulo, en su caso ese miedo desapareció en cuanto vio la primera ecografía y oyó el corazón de su hijo, a partir de ahí un mundo nuevo se abrió ante sus ojos, y esas dudas de parecido físico, y de que ella no había puesto el óvulo desaparecieron por completo.

A pesar de todo esto, no significa que la elección de este tratamiento sea fácil, yo también pasé por momentos iniciales de rechazo al programa de donación de óvulos, incluso una vez que asumes que esta es la vía para conseguir un embarazo aparecen los miedos típicos de cualquier mujer que está ante esta difícil situación: no se parecerá a mí, y si no es inteligente, y si me quiere menos a mí porqué yo no puse el óvulo, como y cuando le hablaré de sus orígenes etc.. pero obviamente estos miedos y prejuicios van desapareciendo poco a poco, y probablemente dejan de existir en cuanto notas a tu hijo crecer dentro de ti, y mucho más cuando consigues conocerlo por fin.

En definitiva, no quiero decir que las recientes investigaciones en cuanto a la modificación genética del embrión en la concepción con donación de gametos, haga más fácil y llevadero la elección de este tratamiento, evidentemente todas las que hemos llegado hasta él, sea por los motivos que sean, tienen derecho a patalear, a enfadarse, a cabrearse y dilatar el tiempo cuanto sea necesario para elaborar ese duelo, pero creo que es muy importante que sepamos que ese embrión va a vivir dentro de nosotras durante mucho tiempo y que en algo debemos influir en su crecimiento, desarrollo etc..porqué no olvidemos que sin nosotras ese embrión sólo sería eso, un puñado de células que no podrían generar vida sin una persona que los gestara, nosotras.

Anuncios

2 comentarios sobre “Modificación genética en la concepción por donación de gametos

  1. Todo esto por lo que pasas es parte de la elaboración del duelo. Desde fuera, yo por lo menos, lo veo como una vida que vas a gestar, buscada, amada y deseada hasta el tuétano, y no me imagino niño más feliz que aquel que nace en un hogar que lo desea, se parezca a quien se parezca :).

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

    1. Hola hobbita!!Gracias por tus palabras. Resulta muy curioso el funcionamiento de la mente humana, porqué si te digo la verdad ya no me preocupa en absoluto el hecho de los parecidos físicos, la genética y demás, ahora mismo lo que ronda mi cabeza es el hecho de que aun la clínica no ha encontrado una donante para nosotros, una vez que la encuentren, me preocupará que nuevamente este tratamiento fracase, es decir, una vez superado el duelo por la aceptación de que este es el siguiente paso a seguir y no otro, mi mente ha pasado a otro estadio, he sido capaz de desechar los miedos iniciales que han sido a su vez sustituidos por otros, el miedo a que no encuentren una donante con los requisitos inmunológicos que os comenté el otro día, el miedo al fracaso, el miedo a otro aborto.. me imagino que al final todo redunda en lo mismo, cuando te sometes a un tratamiento de reproducción asistida, sea cual sea, el miedo a no conseguir ser madre siempre está ahí, acechando. Pero me imagino que esos sentimientos son inherentes a los tratamientos de infertilidad, y no hay otra que aceptar que eso es así, sino acabaríamos por volvernos majaras. Nadie dijo que fuera fácil, verdad? 🙂 Muchas gracias por tus ánimos, me dan mucha fuerza la verdad. Besitos!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s