Los abortos. Mi experiencia personal

Este post surge de la necesidad de compartir mi experiencia personal con quienes por desgracia han tenido que lidiar con ese gran fantasma llamado aborto. Quizás cada una de las palabras expresadas pueden resultaros familiares porqué seguramente son un reflejo de lo que vosotras habéis sentido en algún momento.

Como ya he explicado en alguna ocasión en un año he vivido tres abortos, cada uno más doloroso si cabe que el anterior. Creo que cuando se cruza en tu camino la infertilidad, nada te hace pensar que además vas a tener que enfrentarte a un aborto tras otro, casi como si se tratara de cromos coleccionables: abortos diferidos, embarazos bioquímicos…, da igual su etiqueta, todos producen dolor.

Mi primera FIV, me trajo mi primer embarazo, mi costilla y yo no dábamos crédito, después de casi dos años, nos habíamos quedado embarazados por fin. Todo iba sobre ruedas, mis nauseas, mi cansancio.. todo indicaba que el embarazo iba hacia delante. En la semana seis de embarazo hasta habíamos podido ver el embrión, era algo precioso, el milagro de la vida se estaba gestando dentro de mi. En la visita siguiente oiríamos su corazón, y nos darían el alta en la clínica de reproducción, por fin íbamos a perderlos de vista. Pero llegado el día nada sucedió como habíamos pensado, nos hicieron la ecografía de rigor, y aunque el embrión seguía allí, no pudimos oír su corazón, lo único que pude oír fue el impacto de cada uno de los pedazos de mi cuerpo contra el frío suelo de la consulta. En ese momento la ginecóloga nos lanzo esa frase tan horrible que creo que nadie quiere oír en esa situación: la naturaleza es sabia. Obviamente no subestimaba los grandes poderes de la naturaleza, pero sinceramente en ese momento en lo último en que pensaba era en su puñetera sabiduría. Cuando recibes esta amarga noticia, un aluvión de sentimientos se apodera de tu mente: rabia, ira, impotencia, incomprensión, desesperación, soledad…en ese momento nada importa, tu mundo ya no es el que era, caes en un abismo del que crees que no podrás salir…pero se sale, elaborar el duelo es difícil, pero no imposible, consigues recomponerte pedazo a pedazo y cual ave fénix que resurge de sus cenizas vuelves a la carga, porqué al final sean cuales sean las piedras que te encuentras en el camino, consigues hacerlas a un lado y continuar.

Mi segundo embarazo, trajo un nuevo aborto y aunque esta vez no llegamos a ver el embrión porqué sólo había crecido el saco vitelino, fue igual o más doloroso que el anterior. No podíamos creer que esto nos estuviera pasando ¿otra vez?, ¿un segundo aborto?. Pero sí, lo estábamos viviendo de nuevo, igual que en el primero, los mismos sentimientos, la misma rabia, la misma impotencia, la misma ira..pero además se sumaba el miedo de que mi cuerpo no fuera capaz de llevar un embarazo a término, obviamente ese miedo está siempre latente cuando te diagnostican infertilidad, pero se va materializando con el paso del tiempo, cuando las piedras en el camino cada vez son mas pesadas y ya no las apartas con tanta facilidad. También consigues superar un segundo aborto, tu deseo por ser madre es tan grande que sacas las fuerzas de donde casi ya no te quedan y vuelves a levantarte y a luchar, a pelear como una jabata porqué sabes muy dentro de ti, que puedes conseguirlo.

Mi tercer embarazo, venía lógicamente seguido de mi tercer aborto. Esta vez un aborto bioquímico, las más avispadas os habréis percatado de que cada vez mis embarazos eran más cortos, y efectivamente, en este embarazo no vimos nada de nada, sólo una beta positiva, que eso sí se iba duplicando correctamente. Los sentimientos se volvían a repetir, más rabia, más ira, más impotencia, más de cualquier otro sentimiento negativo que te produce un dolor horrible, pero nuevamente consigues recuperarte, porqué al fin y al cabo tu objetivo siempre ha sido el mismo, ser madre.

En el fondo el ser humano tiene una capacidad de recuperación inimaginable, porqué jamás pensé que podría llegar a superar, no uno, ni dos, sino tres abortos seguidos. Obviamente cuando recuerdo cada una de las situaciones vividas me producen mucho dolor, pero a veces me parece que no han pasado realmente, casi como si se tratase de pesadillas, quizás porqué he aprendido a vivir con ello, quizás porqué mi deseo de ser madre me hace tener una gran capacidad de adaptación y de superación, pero creedme cuando os digo que somos capaces de superar esto y mucho más.

“Quédate conmigo, no hay fortuna que valga el corazón que te daré.. (Joaquín Sabina)”

Anuncios

6 comentarios sobre “Los abortos. Mi experiencia personal

  1. Siento muchísimo que hayas tenido que pasar tres veces por esta experiencia. No se si la naturaleza es sabia o no pero en esos momentos la mandarías a freír monas. No es justo para nadie vivirlo.

    Pero al final, de una forma u otra, te recompones y sigues en la lucha y al final, de una forma u otra materializas ese deseo, ese instinto en una pequeña personita, ahora si, ajena a ti, con personalidad propia. Porque madre ya eres.

    Un abrazo

    Me gusta

    1. Hola hobbita!!muchas gracias por tus palabras de ánimo. Creo que nunca se olvida del todo una experiencia de ese tipo, me imagino que aprendes a vivir con ello, porqué al final sabes que tu lucha aún no ha terminado, y que estás dispuesta a luchar por esa pequeña personita, a quien aun no conoces pero sientes un gran amor por ella, y si al final se consigue creo que acabas olvidándolo por completo, la mejor cura de la infertilidad es conseguir el sueño de ser madre.

      Gracias.

      Besos!!

      Me gusta

  2. Te leo, pero hasta ahora no había comentado y me gustaría que hubiera sido en una entrada más alegre, pero a veces la vida es así. Yo también he tenido dos pérdidas y la verdad es algo que no le deseo a nadie. Es como si algo dentro de ti se rompiera un pedacitos minúsculos y muy afilados… Cada pérdida deja una marca.

    Me gusta

    1. Hola guapa!! me alegra mucho que te hayas decidido a hacer tu comentario. Siento que la entrada no haya sido más alegre. Soy consciente de que cada una de las palabras expresan mucho dolor y sufrimiento, y que pueden remover muchas cosas, pero desafortunadamente son cosas que pasan, y creo que es bueno compartirlo con otras personas.
      Siento también que hayas tenido que vivir dos pérdidas, opino como tú en ese sentido, se pasa tan sumamente mal que no desearías que nadie más tuviera que pasar por esa misma situación, es increíble que a veces tengas que pasar tantas pruebas para conseguir algo que ansías tanto.
      Creo que al final todo esto nos demuestra que somos capaces de lidiar con cualquier cosa, luchar contra viento y marea por conseguir nuestro sueño de ser madre, y a pesar de haber vivido experiencias tan dramáticas como las nuestras, aún estamos aquí, confiando en que el milagro suceda algún día no muy lejano.
      En cuanto a lo de los comentarios, sé que muchas veces son difíciles de encajar, pero aunque no nos guste tenemos que educar a los demás, es decir cuando recibamos un comentario desagradable tenemos que sacar a relucir esa fuerza que nos caracteriza y decir “ese comentario no me ha gustado”,(yo estoy en el camino de lograrlo, aunque cuesta ser asertiva), y sobretodo rodearte de gente empática, que te entienda, que no te juzgue y que te dé cariño en esos momentos tan difíciles. También es cierto que muchas veces la gente de nuestro alrededor no es consciente de lo mal que lo estamos pasando y en vez de ayudar hacen más daño con sus comentarios “bienintencionados”.

      Muchas gracias.

      Besos!!

      P.D. Creo que me he liado y te he contestado dos veces 😉

      Me gusta

  3. Hola!
    Siento mucho tus tres pérdidas. Me he sentido taaaan identificada contigo..tras 7 años de búsqueda con varias IAs, Fivs, empezamos Ovo, nos quedamos embarazados a la primera, lo perdí a las 6 semanas, a los 6 meses justos nos volvemos a embarazar (entre medio, un negativo), y lo volví a perder por anembrionario a las 8 semanas…
    Han pasado dos años, de las pérdidas, de echo, esta semana mi primer hijo habría cumplido 2 añitos…y ya ves!
    Lo volvimo a probar, otro negativo, y una adopción de embris (el pasado diciembre), y negativo…
    Yo volvería a probar pero mi pareja se niega, así q nada, cerramos el chiringuito…con todo el dolor del mundo, y sin saber el porqué me ha tocado vivir esto. Que la naturaleza es sabia?, bueno…

    Un abrazo y suerte infinita!

    Me gusta

    1. Hola Marieta!!muchas gracias por compartir tu experiencia. Sé por lo que has tenido que pasar, porqué hemos vivido la misma situación, siempre me digo a mi misma que ojala nadie tuviera que pasar por esto, porqué creo que es una de las situaciones más dolorosas que puede vivir ya no sólo una mujer, sino una pareja. Creo que va bien en estas circunstancias buscar alguien con quien hablar, no sé, ya sea tu amiga del alma, una hermana o ayuda profesional, a mi me fui me fueron muy bien las sesiones con mi psicóloga, ya que ahí me podía expresar libremente, es cierto que no sueles comentar estas cosas cuando te vas a tomar un café con alguien. De todas formas te dejo mi correo electrónico por si quieres que comentemos algo, no sé, lo que tú quieras o necesites. Veo que tu pareja y tú habéis decidido dejar los tratamientos, y lógicamente es una decisión que respeto porqué este camino es muy, muy duro tanto a nivel físico como psicológico, y obviamente todos tenemos un límite. Pero si tienes dudas sobre que pruebas de abortos de repetición nos hicieron, o lo que sea ya sabes que puedes comentármelo. Este es mi correo: combatiendolainfertilidad@gmail.com. Un beso enorme!!! Gracias por tus ánimos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s