El que espera desespera…

Desde que empecé el tratamiento de reproducción asistida, he tenido que soportar muchas esperas. Todas conocéis la famosa betaespera, esos diez días eternos que transcurren tan lentamente que parece que el tiempo se para, llenos de idas y venidas al baño, buscando el famoso sangrado de implantación, o simplemente observando tu cuerpo cada minuto del día para encontrar señales inequívocas de un embarazo. En mi caso además de las betaesperas, en cada uno de los embarazos frustrados tuvimos que esperar algunas semanas más, hasta confirmar que no iban a llegar a término.

Ahora me encuentro en la espera de la búsqueda de la “superdonante”. Hace ya más de un mes que un equipo de la clínica de reproducción está al acecho de la donante “perfecta” para nosotros. Los días van transcurriendo lentos, y tengo la sensación de que la llamada de la clínica confirmando que por fin la han encontrado, no va a llegar nunca. Intento mantenerme ocupada haciendo actividades diversas como yoga, piscina o clases de francés, pero nunca puedo apartar de mi mente que ahora las cosas ya no dependen de mi, y que el factor suerte está más patente que nunca. Lamentablemente, cuando nuestro camino hacia el sueño de ser madre se ve truncado por la infertilidad, y vivimos situaciones tan difíciles como abortos, intervenciones quirúrgicas etc..el deseo de tener un hijo se convierte casi en una obsesión, es decir, es algo que no puedes apartártelo de la cabeza, y aunque intentes entretenerte con actividades diversas, siempre hay situaciones que te recuerdan que aún no has conseguido ese sueño por el que peleas día tras día.

Mi costilla y yo, nos habíamos planteado que estos dos meses de espera iban a ser única y exclusivamente para nosotros, y que el proyecto de tener un bebé iba a pasar temporalmente a un segundo plano, y ciertamente él tiene más recursos que yo para desconectar del tratamiento, porqué a pesar que yo sé que estamos en el camino correcto, y que cada vez queda menos (almenos eso espero) para conseguir nuestro objetivo, en ocasiones me asaltan pensamientos negativos que impiden mi reseteo, y disfrutar de las distracciones cotidianas. ¿pero como apartar de tu mente tu proyecto vital si ha formado parte de tu vida los últimos casi cuatro años? yo aun no he encontrado la respuesta.

Ayer mi costilla y yo, fuimos a visitar a la psicóloga de la clínica de reproducción asistida, la solemos visitar cada dos/tres semanas y le explicamos como nos sentimos, como llevamos la espera, bueno para ser sincera creo que más bien yo explico como me siento, como llevo la espera, puesto que mi costilla es mucho más positivo que yo, y como he dicho tiene una capacidad de reseteo admirable. Pues bien, ella ha apostado con nosotros que el 2016 nos traerá un bebé, e incluso se atrevió a decir el sexo, una niña. Obviamente me encanta recibir este tipo de comentarios, porqué me insuflan mucha energía, pero a veces me dan miedo, porqué y si no es así? y si no se cumple esa predicción? y si tenemos que luchar aun más? En fin, que creo que ya llegamos a un punto que cualquier comentario que recibamos al respecto nos va a parecer mal, aunque está claro que prefiero los comentarios constructivos.

Aquí os dejo un enlace de una canción que a mi me da mucha fuerza, “No dejes de soñar, de Manuel Carrasco”. Espero que os guste.

https://www.youtube.com/watch?v=gg7odj4FpVE

“La vida no se cuenta por minutos sino por sueños. (Joaquín Sabina)”

Anuncios

2 comentarios sobre “El que espera desespera…

  1. Hola Velvella! Eres muy activa en tu blog! Y me encanta porque así puedo seguir tus evoluciones. Supongo que todas las que nos encontramos en nuestra situación tenemos palabras negras en nuestro vocabulario, y efectivamente ESPERAR es una de ellas. Que si los foliculos crecen “adecuadamente”, que si los embriones se desarrollan bien, que si implantan, las reiteradas betas…. Y es verdad, cómo desconectar? Si estás en un sitio, pero tu mente en otra. Pero las que estamos en este proyecto somos fuertes. Quién se puede atrever a decir lo contrario? Seguimos trabajando… y no dejemos de soñar!!! ;p Besos

    Me gusta

  2. Muchas gracias por tu comentario.La verdad es q estos tratamientos como bien dices estan plagados de esperas,y yo la verdad es q las esperas las llevo fatal,siempre me ha dado la sensación de que este tratamiento lo puedo controlar igual que se puede controlar la lluvia,y eso me genera mucha impotencia. Pero obviamente nada me impide soñar que el sueño de ser madre lo veré cumplido tarde o temprano.
    Gracias.
    Besos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s