Mi camino a la ovodonación

La elección de este tratamiento no es caprichosa puesto que viene dada por los fallos en anteriores tratamientos de fertilidad, como comenté en el anterior post. La primera vez que el médico nos comentó que debíamos ir por esta vía, lloré desconsoladamente, puesto que sientes una gran impotencia  al saber que no eres capaz de concebir con tus propios óvulos. Una vez aceptada la idea de que la ovodonación es la vía para llegar a tu objetivo, te acechan otros miedos, basados en la elección de la donante, porqué al final el ser humano es narciso por naturaleza, y cree que nadie mejor que una misma puede dar la mejor genética a sus hijos, obviamente siempre piensas que hay mujeres más guapas, más altas, más listas.. pero sientes un miedo enorme puesto que al final la persona que va a permitir que seas madre es una total desconocida.

En mi caso estos miedos empezaron a disiparse en seguida, es muy importante una buena comunicación con la clínica en la que te estás sometiendo a tratamiento, y creo que es importante comentar cada una de las dudas que tengas, por muy tontas que te parezcan. Por otro lado, si pensamos que diferencia existe entre un embarazo con tus propios óvulos y un embarazo conseguido mediante ovodonación, solo existe una, la cuestión genética, cuestión muy debatida en muchos foros. ¿ Y sabéis qué? no me da nada de miedo que mis futuros hijos no se parezcan a mi, me da más miedo no poder ver unos niños corretear por el pasillo de mi casa, no poder ir a buscar a mi hijo a la salida del colegio, no poder prepararle la merienda, no poder ayudarle con las mates.. eso es lo que me da realmente miedo, puesto que al final incluso nuestra genética es caprichosa, e incluso con mis propios óvulos podría tener hijos que no se parecieran a mi, sino a mi suegra, a una tía lejana, a tu bisabuela.. por lo tanto creo que el tema de la perpetuación de la especie no deja de ser algo atávico y totalmente ancestral, porqué ser madre es otra cosa, ser madre es educar, criar, acompañar, apoyar, amar incondicionalmente, así que puedo afirmar que gracias a este tratamiento algún día (y espero que sea muy pronto) podré gritar a los cuatro vientos ¡¡¡ Soy madre!!

“El amor de una madre es paciente y comprensivo, cuando todos los demás te abandonan nunca falla o flaquea, aunque su corazón se esté rompiendo”. (Helen Rice)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s